.

En instantes serás redirigido al nuevo blog:
42

jueves, 13 de setiembre de 2007

Las polillas son de hábitos nocturnos, la oscuridad las protege, la luz, para ellas, significa, salvo afortunadas excepciones, la muerte, y, sin embar

Las polillas son de hábitos nocturnos, la oscuridad las protege, la luz, para ellas, significa, salvo afortunadas excepciones, la muerte, y, sin embargo, son embrujadas por la luz, aman la luz a pesar de saber en cada instintiva fibra de su ser que sólo en la oscuridad pueden encontrar seguridad,es común ver cómo acuden las polillas al menor resplandor en una noche cualquiera, se estrellan contra lámparas y cristales, ciegas al daño que se autoinflingen, desesperadas por luz, hambrientas de luz, fascinadas por la luz, lo aterrador, si alguna vez le has prestado atención, es lo que sucede cuando la luz proviene de una llama, se las puede ver llegar y revolotear a su alrededor, cada vez más cerca, y más cerca, como fakires alucinados pasan sobre las llamas, tocan fugazmente el resplandor y parecen insensibles al calor que las rodea, y se alejan, como arrepentidas, como si un fugaz atisbo de comprensión les alumbrara el entendimiento, pero no, no se pueden alejar mucho, porque es luz, luz, luz que purifica, la luz no puede ser mala, y hay calor, el calor tampoco es malo, es como un sol, un pequeño sol de luz y calor, así que finalmente vuelven sobre sus pasos, y continúan con su demente galanteo, volando cada vez más cerca de las llamas, así que finalmente ya no importa que en realidad no sea un sol, porque ellas saben que no es sol, pero es tan parecido que finalmente y en realidad no importa que no sea el sol, y finalmente se precipitan inconsciente y locamente a besar las llamas, se sumergen en ellas, y se cobran dolorosa consciencia de que el sol en realidad es el infierno y se consumen y mueren y queda tiradas a un lado, entre los rescoldos, a veces con un último intento de alejarse del calor, del calor infernal que las rodea y las condena al extremo de volverlas cenizas, cortejo infernal, cortejo infernal, amor fatal, cortejo infernal, cortejo infernal, infernal cortejo, relación final, infernal, infernal, cómo hacer para abstraerse de las llamas? cómo no sumergirse y perecer? por cuál mecanismo la naturaleza crea a algunas polillas con el don de la prudencia? y a fin de cuentas, qué es mejor? dirigirse lejos de las llamas, a la oscuridad, ese refugio tan incómodo y pesado de llevar... o precipitarse y morir en un breve estallido de luz y calor? vale la pena el calor infernal? el dolor infernal? cortejo infernal, infernal dolor, infernal calor, infernal, y ya no hay más polilla, sólo el fuego, el fuego infernal a la espera de otra polilla que recomience el cortejo, el cortejo infernal

No hay comentarios.:



Add to Technorati Favorites