.

En instantes serás redirigido al nuevo blog:
42

martes, 26 de diciembre de 2006

El Círculo

Qué es lo que buscamos?

Es en días como hoy, que esa pregunta aparece a cada momento, como un niño que espera agazapado a que pase algún desprevenido para darle un buen susto.

También, es en días como hoy en que aparece el hermano siamés del interrogante anterior: Qué es lo que esperamos? Siempre juntos, siempre igual de perturbadores. Perturbadores, sí, porque eso que busco, eso que espero, se resiste. Se hace desear.

Esperamos... o mejor dicho, espero, a Alguien. Alguien que me espere.

Alguien junto a quien desepertar, y junto a quien dormirme.

Saber. Que partir cada mañana, y lo que se haga cada día, es tan sólo un incentivo para poder regresar.

Sentir. Que aunque la actividad diaria, con sus problemas y dificultades, se parezca muchas veces a un manicomio, cuando volvamos a estar juntos, encontraremos un remanso de paz.

Alguien que llene este vacío y le dé sentido a todo.

Alguien por quien valga la pena el esfuerzo. No importa qué, no importa dónde, no importa cómo. Sólo que eso, tiene un significado gracias a ella. Y que su propio esfuerzo, tal vez tenga un significado gracias a mí.

Que el poder, el nivel social, la posición económica, “elementos” tan ensalzados y perseguidos hoy en día, no sean un fin en sí mismos. Que no se conviertan en una meta, sino que simplemente sean herramientas que ayuden a conseguir y construir lo que realmente importa. Yo sé qué es. Ella lo sabe, o lo sabrá, cuando la encuentre. Vos que estás leyendo también lo sabés... o al menos deberías se capaz de adivinarlo.

Alguien con quien compartir y que comparta... todo. Momentos. Alegrías. Tristezas. Amor. Pasión. Risas. Lágrimas. Vida.

Alguien que me muestre nuevos horizones.

Alguien a quien procurar la felicidad. Alguien que desee la mía.

Alguien a quien amar. Alguien que me ame.

Un norte. Un centro.

Alguien que complete el círculo...

Un círculo perfecto, del que no pueda distinguirse principio ni fin, uniones ni rupturas. Un círculo sólido y armónico. Una expresión de continuidad.

Utopía?

Puede ser, pero prefiero pensar, creer y sentir, que existe. En algún lugar. Detrás de cada sonrisa que vea. Mezclada entre la multitud que pulula en cada ciudad que visite. En cada país que pise. Que posea ese algo que la haga resaltar entre la masa anónima.

Existe. Y voy a encontrarla.

Necesito completar el círculo, para poder completarme a mí mismo.

Qué más puede buscarse?
Lee el artículo completo!

miércoles, 20 de diciembre de 2006

Celebración

Época navideña. Las Fiestas. Qué carajo le pasa a la gente?

Qué significan estos días del año? Vamos, honestamente.

El nacimiento de Cristo. Pero cuántos en realidad lo recuerdan?

Es más, cuántos se reunen para algo más que comer, tomar, y decir boludeces medios borrachos mientras se hacen tronar fuegos de artificio?

Hay veces que ni siquiera la excusa de reunirse con la familia parece significar algo.

En qué creemos hoy? Y ayer? O mañana?

Es que somos todos tan escépticos.

Qué nos queda?

Sólo rituales que se pierden en los albores de la historia? Es esa la escencia?

Quién se acuerda de lo perdido? De los amigos idos? De los abrazos recibidos? De promesas de amor eterno a la luz de la luna?

Quién recuerda la soledad? Todos escudándose en el alcohol y confundiéndose con la muchedumbre. Un barniz barato de bondad todavía más barata parece cubrirlo todo. Un triste remedo de amor fraterno nos impulsa a saludar, besar y abrazar a cuanto infeliz se nos cruza, incluso aquellos que detestamos y que a su vez nos detestan los otros 363 días del año.

Feliz Navidad! Feliz Año Nuevo!

Cuántas personas lo dirán siendo realmente honestas? Teniendo conciencia cabal de lo que están diciendo. Cuántos individuos existirán que no utilicen esas palabras por pura fórmula?

A quién le importa, de todos modos?

Feliz Navidad...

Sí, claro que sí... tres veces para vos también, che.
Lee el artículo completo!



Add to Technorati Favorites