.

En instantes serás redirigido al nuevo blog:
42

jueves, 26 de octubre de 2006

Vaivén

Colonia del Sacramento, la ciudad donde vivo. El casco histórico, el lugar donde estoy ahora. La tarde de un brillante y ventoso día de primavera. Apenas fresco. Apenas cálido. A orillas del Plata, el Río ancho como mar.

Observo, absorto, el espectáculo que se me regala. Algunos barcos sobre el horizonte, diminutos, posiblemente ajenos a lo que los rodea gracias a la indiferencia que engendra la costumbre. El sol rielando sobre las aguas revueltas, empenachadas de blanco. Es el cambio de marea, y el flujo y reflujo de las aguas rompe sobre las rocas que alguna vez conformaron la parte exterior de la vieja muralla cantando una canción que me arrulla y me habla de viejos tiempos olvidados.

Casi sin darme cuenta, bajo mi vista hacia la costa a mis pies y entonces lo veo. Sobre las rocas ha crecido hierba, no muy larga, pero suave y de un verde intenso. Vivo.

Las olas pasan sobre ella, amacándola, para chocar contra el muro, hoy convertido en un simple paseo. Se disuelven en espuma y tratan de retornar a su origen, sólo para encontrarse con nuevas ondas que llegan. Y al mezclarse, pasan sobre la hierba de nuevo. La revuelven, la revuelcan... y parecen acunarla, para luego castigarla sin cesar. Pero ella sigue allí. En silencioso vaivén, una y otra vez. Ausente. Sin darle importancia al castigo. O tal vez tan compenetrada con las aguas, que el baile que ejectua parece casual y al azar, como una coreografía perfecta, mil veces ensayada.

Contemplándola, me pregunto. Cómo será? Qué sensación producirá participar de esa danza? Y envidio la hierba. Tan flexible e indolente. Tomando las olas como vienen, de a una por vez, y siguiendo sus caprichos. Las aguas pueden ir o venir, o incluso formar torbellinos, pero ella simplemente se limita a adaptarse sin mas. En paz. No se resiste. No se lamenta. Es.

Y luego me vuelco a mi interior. Más allá del baile, cómo sería poder imitar a la hierba? Esperar las olas que forman parte de la vida, y cuando llegan, doblarse. Curvarse más allá de lo que parece posible y sencillamente dejarlas pasar. Sin tratar de detenerlas. Sin tratar de cambiarlas. Sabiendo que cuando las aguas se calmen, siempre va a ser posible pararse de nuevo, erguido. Sin rencores. Aceptando y reconociendo en su justa medida la inevitabilidad de las aguas, y la propia fortaleza para hacerles frente y sobrevivir, pero preservándose íntegro. Sabiendo que todo llega... pero también que todo pasa... Pero por sobre todas las cosas, sabiendo que no importa, porque así debe ser...
Lee el artículo completo!



Add to Technorati Favorites