.

En instantes serás redirigido al nuevo blog:
42

jueves, 14 de junio de 2007

Un desastre podría paliar otro desastre

De darse una guerra nuclear, el estado en el que quedaría la atmósfera (y el mundo encerrado en ella) complicaría las cosechas.

Siempre que sea una guerra regional, claro está, como por ejemplo, si India y Pakistán un día se cansan de mostrarse los dientes, y se deciden a darse unos mamporros atómicos.

Acá viene lo bueno! De darse este escenario, y detonar el equivalente a 100 bombas de Hiroshima (nada más), los 5 millones de toneladas de carbón liberados a la atmósfera, harían que la temperatura del orbe bajara 1.4 ºC. Este descenso haría que la estación de crecimiento en las latitudes medias se acortara, o que las cosechas directamente fallaran durante años. Sin embargo, el calentamiento global se vería compensando.

No es esa, una estupenda noticia?

De ser global, la guerra atómica también complicaría las cosechas, pero por otro motivo: no habría nadie en pie o en condiciones de plantar un poroto. En ese caso también se combatiría el calentamiento global!

Quién dijo que la energía atómica era mala y peligrosa?

Fuente: NS

2 comentarios:

Don Bruno dijo...

Ya lo dijeron en Futurama, el calentamiento global fue compensado por el invierno núclear. El mundo sigue igual climatológicamente hablando.

¡WIN!

Naazgul dijo...

San Matt es un gran Oráculo



Add to Technorati Favorites