.

En instantes serás redirigido al nuevo blog:
42

lunes, 9 de abril de 2007

Purple Haze... o vacaciones de todo

Fueron una buenas, aunque alarmantemente cortas, vacaciones: 3 días (y medio).
Cortas, sí, pero completas! Del laburo (obviamente), del blog... y la revelación más grande y mejor: de mí.
Entre alcohol y cannabis (aunque no mucho de ninguno), risas y charlas (abundate de todo), logré tomarme un respiro de mí.

Esto último no es fácil, ya que generalmente, uno no tiene más remedio que convivir con uno mismo. No es que una persona pueda pegarse un boleo en el culo y mandarse a volar, ni mandarse a la mierda y que se haga caso. Porque vos fijate, te mandás a la puta que te parió. Ajá. Encantado de irte y darte un afloje... pero cómo? No hay nadie más reacio a dejarte y darte un poco de paz que vos mismo. Tampoco sirve de nada retirarte el saludo y no hablarte. Esa chillona y desagradable voz interior que siempre está ahí, diciéndote lo que no querés oir y reprochándote y recordándote lo que ya sabés de sobra, va a limitarse a pronunciar un "Jijiji" y seguir hablando boludeces en tu mente. O no tan boludeces, pero todo tan repetido, que al final paspa.

A lo que iba: no sé cómo, pero al final lo conseguí: no me molesté para nada. Como si hubiera hecho las paces conmigo, o al menos declarado una tregua temporal. A lo mejor fue que justo se unieron y se potenciaron mi hermana y mi hermano. Fue maravilloso, la verdad.

También fue un fin de semana fructífero: un torneado, más dos tallas terminadas. El torneado, sencillo pero prolijo; armónico. Las tallas, chiquitas pero hermosas; de esas que no rechaza ni la mano, ni la vista. Porque en la transfiguración de la madera, la vista no debe rechazar lo que las manos hacen. Fue bastante mágico. Tal vez haya ayudado Piazzola.

Para hacerle honor al título de este texto, dejo algunas importantes revelaciones que pueden ayudar a las personas en este sinuoso, y a veces tormentoso, camino que es la vida. Son palabras de una gran sabiduría oculta (casi como un acertijo Zen), pronunciadas por tres grandes pensadores contemporáneos en momentos de una inmensa "expansión de la conciencia":


Un C115 es una bicicleta (E)

Las mujeres son como un encendedr Bic (N)

La vida es un chivito (P)

La vida es una maldición (P, tratando de escribir lo anterior. Pero esto realmente no debería tomarse en cuenta, ya que la vida es maravillosa... al menos lo era en aquel momento preciso).


No entendés nada, verdad? No te preocupes... yo tampoco! Pero estoy seguro de que en su momento tenía lógica, sentido y era extraordinariamente gracioso.

A continuación, el tema del que surge este post: Purple Haze, de Jimi Hendrix.

No hay comentarios.:



Add to Technorati Favorites