.

En instantes serás redirigido al nuevo blog:
42

sábado, 7 de abril de 2007

La muerte más larga de la historia

No soy futbolero. Es más, casi podría decir que me aburre soberanamente.
El 16 de julio, se cumple un nuevo aniversario desde que Uruguay le ganó a Brasil la copa mundial de fútbol de 1950 en el Maracaná.

Sin embargo, no es de esa victoria de lo que quiero hablar. Todo lo contrario. Estoy harto de que todo el mundo hable y se aferre a la gloriosa época en que ganamos ese trofeo. Han pasado más de 50 años, vo! Ya es hora de dejar de mirar hacia atrás y concentrarnos en el ahora y en el futuro. Hace décadas que no tenemos gloria, aunque sí hay penas, al menos futbolísticamente hablando.

Hoy quiero recordar a quien considero la mayor víctima del Maracanazo: Moacyr Barbosa. No sabés quién fue? Te cuento. Barbosa fue golero del Vasco da Gama de 1945 a 1955 y de 1958 a 1960, cuadro en el que se aburrió de ganar títulos. Pero también fue el golero de la selección brasileña ese fatídico 16 de julio. Y digo fatídico porque para Brasil fue un golpe durísimo. Todo un país de duelo, la gente lloraba por las calles. Le robamos la alegría a los vecinos norteños. Pero ellos ya tenían un culpable sobre quien centrar su pena e impotencia: Barbosa.

Barbosa no tuvo responsabilidad en ninguno de los goles marcados por Schiaffino y Ghiggia, pero los brasileros no lo vieron así... aún hoy siguen sin verlo. Fueron buenos goles y nada más. El tema es que desde 1950, Barbosa vivió una odisea. Los otros jugadores del equipo parecieron no exisitir: toda la responsabilidad, y por ende la culpa, la tuvo Barbosa.

Cuando Barbosa entraba a un bar, los clientes se iban. Y eso pasaba en 1970, 20 años después.

Una tarde de 1980, en un mercado, una señora lo señaló, y en voz alta le dijo a su niño: ¡Mirá hijo, ese es el hombre que hizo llorar a todo Brasil!"

Tiempo más tarde, Barbosa reflexionaba amargamente: "En Brasil, la pena mayor por matar a alguien es de 30 años de cárcel. Hace casi 50 años que yo pago por un crimen que no cometí y sigo encarcelado, la gente todavía dice que soy culpable".

Barbosa falleció el 7 de abril de 2000. Rodeado de pobreza y olvido. A su entierro no fue ningún dirigente. Al otro día, uno de los más influyentes diarios brasileños tituló: "La segunda muerte de Barbosa".

Muy triste. Dos muertes. Y una de ellas duró 50 años... pobrecito.

Mi saludo para él. Al menos ahora ya tiene paz.

Fuente: Diario El Observador

2 comentarios:

Llanura Pampeana dijo...

Siempre se encuentra un chivo expiatorio...


¡Felices Pascuas!
Hay novedades por el blog. Su visita será más que bienvenida.

Salud!

Naazgul dijo...

No falla, verdad? Alguien tiene que tener la culpa... siempre.

A propósito de las novedades en el blog: justo hoy a la tarde estaba pensando en la misma temática (aunque con otro enfoque).



Add to Technorati Favorites