.

En instantes serás redirigido al nuevo blog:
42

viernes, 26 de enero de 2007

Alguna vez...?

¿Alguna vez tuviste el impulso de dejarte fluir... fluir como el lento y plácido manar de una fuente sin memoria... pero no lo hiciste por temor al lugar en donde podrías despertar?

¿Alguna vez tuviste la necesidad de gritar... de aullar... un aullido más allá de lo humano, que dejara salir todo lo violento, todo lo obscuro que tenés dentro... pero nunca te atreviste?

¿Alguna vez quisiste llorar... pero no lloraste, porque temías que si derramabas una sola lágrima, luego esta se convertiría en un torrente capaz de ahogarte?

¿Alguna vez anhelaste poder gritar tu verdad a los cuatro vientos... pero nunca lo hiciste, por temor a perecer aplastado por el propio peso de las palabras que pudieras dejar libres?
¿Alguna vez quisiste amar...? ¿Alguna vez quisiste amar con toda la fuerza, pasión y entrega que fueran capaces de dar tu corazón y tu alma... pero no lo hiciste, por compromisos reales o imaginarios, por temor a los resultados... o por temor a que no fuera suficiente?

¿Alguna vez pensaste en dejar a su sola voluntad a tus manos y a tu alma, para que de ellas surgieran palabras... danzantes palabras, diáfanas como el vuelo de una mariposa... palabras libres, sin ataduras ni censuras... pero no te atreviste por considerarlo una tontería sin sentido?

¿Alguna vez tuviste el impulso de soñar...? ¿De soñar un sueño disparatado y feliz... pero no lo hiciste por temor a caer presa de las visiones?

Y si en realidad sí te hubieras atrevido a soñar... ¿Alguna vez estuviste tentada a transitar por esa senda, y hacer tus sueños realidad... pero nunca te atreviste por temor a descubrir que los sueños pueden ser tan efímeros como una voluta de humo?

¿Alguna vez tuviste el impulso de ver? ¿No sólo de mirar... si no VER, lo que te rodea? ¿De dejar de ser ciego por un instante, y realmente prestar atención a lo que está a tu alrededor? Y más allá de eso... alguna vez quisiste ver hacia el interior, tu interior, pero no lo hiciste por temor a descubrir algo que mejor sería que siguiera oculto?

¿Alguna vez llegaste a percibir que en ocasiones la vida es como un interminable carrusel de imágenes que se repiten, haciendo de cada día un espejo del anterior... pero nunca te animaste a hacer nada al respecto por temerle al cambio?

Muchas preguntas, sin dudas... Tal vez nunca hayas hecho nada de lo que he descrito. Tal vez ni siquiera te has detenido a pensarlo. O tal vez, sólo tal vez, nada de esto importe en realidad... aunque ahora que vuelvo a tierra, me doy cuenta de la asombrosa cantidad de cosas que tememos.
Tal vez la raíz de todo esté en el miedo... y en el empeño de ver sólo lo que queremos ver... tal vez..

Imaginas todo lo que podríamos hacer si lo dejáramos de lado?

No hay comentarios.:



Add to Technorati Favorites