.

En instantes serás redirigido al nuevo blog:
42

martes, 11 de setiembre de 2007

Seguridad, miedos y otras yerbas (VI y final)

Qué tal la selección musical de hoy? Bien? Más o menos? En todo caso, espero que haya sido de tu agrado, en serio.
A simple vista, no tienen mucho que ver entre sí, pero comparten una distinción: los 5 temas de esta serie estuvieron incluidos en la así llamada "lista negra" de Clear Channel Communications (empresa dueña de unas 1200 estaciones de radio en EE.UU.).

Esa lista apareció poco después de los atentados del 11 de setiembre de 2001 en Nueva York (sí, lo de los aviones), y aunque no se prohibió la difusión de los temas en ella incluidos, se mencionó que las letras de los mismos (o incluso sus títulos) podrían no ser apropiadas.

Sabés qué? Me cago en esa lista. Y tampoco me importa gran cosa lo del World Trade Center.

Por qué? Porque es una estupidez hipocresía. Es la hipocresía máxima. Cuántas personas murieron ese día en los atentados terroristas? 3000? 5000? Más? Trágico, verdad? Sí, fue terrible. Eso no lo discuto. Eran personas que sólo aspiraban, en su mayoría supongo, a pasar su día laboral para luego volver con su familia, sus amigos o sus amantes. Tomarse una y ver TV, leer un libro, escuchar música, tener sexo o lo que sea. Vivir su vida, como quien dice.

Se murieron, o mejor dicho los asesinaron... pero y qué?
Según varios medios de prensa, en notas fechadas en diversos años, son decenas de millones las personas que mueren anualmente de hambre en el mundo.

Por ejemplo:

BBC Mundo (16/10/2002): Mueren 25000 personas de hambre por día (unos 9.000.000 por año).

En el informe de 2004 de la FAO se dice que murieron más de 5 millones de niños. Esos son casi 10 botijas por minuto. O un niño cada 6 segundos. Es decir, que cada dos o tres inspiraciones que hagas, la palma un guacho... incluso mientras dormís! No es fantástico?

El País (22/05/2005): Mueren 6.000.000 de niños por año a causa del hambre

El informe de la FAO sobre el Estado de la Seguridad Alimentaria de 2006 indica que prácticamente no han habido avances en el plan de reducir a la mitad la cantidad de personas que sufren de subnutrición en el mundo (unos 800.000.000, sí, OCHOCIENTOS MILLONES de personas). Asociando algunas ideas, tenemos que si no se ha podido reducir la cantidad de personas que padecen hambre, es probable que tampoco se haya podido reducir la cantidad de personas que mueren de hambre.

Esto pasaba en América Central a comienzos de setiembre de 2001.
Y esto pasaba en Sudán a finales de agosto del mismo año.
Y esto pasaba en Afganistán 9 días después de los atentados, con tres millones y medio de refugiados en los países vecinos, con grandes sequías seguidas de severas inundaciones, y con casi un cuarto de la población en situación de riesgo.

Todavía estás ahí? Todavía estás leyendo esto? Contando con la improbable hipótesis de que sigas ahí, tengo unas preguntas para hacerte con relación a ese día:

Cuántos titulares merecieron ellos, los desposeídos? En cuántos noticieros viste estas noticias y cifras? Cuánto bajaron las bolsas mundiales a causa de esta situación? Cuántos minutos de silencio se dedicaron a esas otras decenas de miles de personas que murieron el día de los atentados al World Trade Center? Cuántos se sintieron shockeados por la muerte de las otras 25000 personas que murieron (sólo de hambre, ojo)? Cuantos presidentes dijeron "Ofrecemos nuestro más sentido pésame ante esta tragedia", poniendo su mejor cara de perros apaleados? Cuantos monumentos conmemorativos se levantaron? Cuántos actos de repudio se realizaron? Cuántas horas de sueño perdieron los líderes del "mundo libre" en la búsqueda de los culpables?

Lo bueno de todas estas preguntas, es que la respuesta es una sola: CERO.

Sabías que en Uruguay se veía flamear la bandera nacional a media hasta? Hijos de puta! Luto por las víctimas de EE.UU.? Bien! Admirable! Gran sensibilidad ante el dolor humano! Y el resto, qué?

Eso es hipocresía. Eso es genuflexia. Eso es servilismo. Eso es sensiblería. Eso es muchas cosas, todas despreciables.

Cito un fragmento del libro de Carl Sagan que colgué hace unos días:


Como señaló en 1798 el clérigo inglés Thomas Malthus, cualquier incremento concebible en la producción de alimentos será inútil si la población a la que están destinados crece exponencialmente —Malthus habló de progresión geométrica—. Contra el desarrollo demográfico exponencial no podrá ninguna revolución verde, ni la agricultura hidropónica ni el cultivo de los desiertos.

Este impecable razonamiento no parece importarle a nadie, o a muy pocas, poquísimas personas... y eso que desde 1798 ha pasado bastante agua debajo del puente. La madre Teresa rezó, y distintos Papas han hecho misas... pero el opio no alimenta. Y Bin Laden, Al Qaeda y la mar en coche no tienen nada que ver con ello.

Así que bien, si 6.000.000 de pibes muertos al año no importan más que para las estadísticas de la FAO; y si 25.000 personas muertas todos los días no le mueven un pelo a nadie... por qué tantas alharacas por 5.000? Claro, esas decenas de miles de muertos no se vieron en directo por televisión, ni hay apoteóticos videos de sus espectaculares muertes en YouTube.

También está el hecho de que nuestra mente sencillamente no puede asimilar números tan grandes. Sencillamente representan un dato intelectual que no llega a procesarse en toda su magnitud. No podemos dar el salto intuitivo necesario para imaginar esa cantidad de gente. Es un número demasiado enorme. Y contando sólo las cabezas. Si contáramos las manos, necesarias para trabajar y acariciar por ejemplo, seríamos doblemente incapaces.

Porque seamos sinceros, 5.000 personas es una cifra que cualquier idiota puede entender. En cualquier concierto o encuentro de fútbol hay fácilmente esa cifra o varios múltiplos de ella. Pero 9.000.000 de personas es otra cosa distinta. Demasiados ceros, ya sea para idiotas o para mentes brillantes. Son bastantes más cristianos de los que fueron a la Plaza San Pedro para saber quién sería el nuevo Papa, por ejemplo... y ahí había una banda importante y nada despreciable de gente: cerca de 2.000.000 de personas, creo recordar.

Y al final de cuentas, la gran mayoría de los desposeídos son negros... o amarillos... o mestizos... o bueno, no son blancos. Y por añadidura son pobres, y seguro que ni siquiera tienen TV por cable, así que por qué molestarse?



Ya bien lo dijeron antes que yo, que en el mundo hay muertos de primera, y muertos nada más.
Son muchos, están muy lejos y son completos desconocidos... así que si viven, mueren, o sufren mil agonías en el intervalo, en realidad no importa. Nunca importaron. Y no veo por qué deberían importar ahora.

Así que bien puede irse todo a la Gran Puta...

2 comentarios:

venusina dijo...

la lista a mí me llevó a mi adolescencia, nada más. No pensé en cosas terribles.
Son unos exagerados, me cansan... y como bien decís la genuflexia hace que nos olvidemos de quiénes somos y de quienes tenemos detrás (y que realmente necesitan atención). En esa admiración o temor, nos estamos negando a nosotros mismos. Lindo post con puteada y todo.

Naazgul dijo...

Sí, sí. La lista es buena.

El post no sé si será tan lindo. Es lo que salió y nada más.



Add to Technorati Favorites