.

En instantes serás redirigido al nuevo blog:
42

martes, 7 de agosto de 2007

Me he convertido en La Muerte, La Destructora de Mundos

Eso fue lo que dijo J. Robert Oppenheimer, citando erróneamente las Escrituras Hindúes.

El tiempo se detuvo un 6 de agosto de 1945 a las 8:15 de una hermosa mañana, y para siempre fue tarde para lamentos.



El Infierno había sido desatado sobre la Tierra.


Tres días después de Hiroshima, se liberaría una vez más, sobre Nagasaki.


Es muy triste ver los extremos de depravación a los que podemos llegar. La ausencia de límites no deja lugar a la esperanza.

4 comentarios:

venusina dijo...

Recuerdo haber visto la foto del hongo atómico en una enciclopedia en casa. Creo que tenía cerca de 13 años. Se me caían las lágrimas. Lo recuerdo porque fue la primera vez que lloré por una foto. Todavía no lo entiendo bien.

Naazgul dijo...

Yo quedé maravillado.
Simplemente no lo podía creer.
Y que conste que no todo lo que maravilla es necesariamente bueno.
Lo que realmente me dejó mudo de horror, fue cuando vi un video de la bomba Zar, la bomba nuclear más grande del mundo. Fue probada en la atmósfera por la antigua URSS, y era de una magnitud de unos 50 megatones (la de Hiroshima fue de 15 kilotones, si no me equivoco).
Un hongo de 64 km de altura, y la luz fue visible a más de 1000km.

venusina dijo...

Eso me asusta bastante más que maravillarme. Me acuerdo que el otro día soñé que oía estruendos impresionantes (seguro que eran los ruidos de la obra vecina) y en el sueño me había angustiado, desesperada corría y pensaba "yo sabía que esto iba a pasar" (por lo del terrorismo, etc). Me dolía que Tropol no estuviese conmigo y corría a casa a buscarlo. Ya tuve dos de sueñitos con bombas. Hoyiiible Don, unespanto.
A todo esto, cuáles fueron las consecuencias de las pruebas pirotécnicas rusas en la atmósfera? ¿O de eso no quedan consecuencias?

Naazgul dijo...

El hongo es maravilloso... horriblemente maravilloso.
Las bombas de los sueños, generalmente no hacen demasiado daño más allá del susto, las caídas tampoco, y hasta ayer, los disparos con armas de fuego tampoco. A lo mejor eran puros efectos especiales.

Consecuencias, que yo conozca, ninguna. Debe haberlas habido, pero dado que fue sobre un atolón, es probable que nadie se enterara. De todos modos fue en plena guerra fría, con todo el secretismo que eso implica.



Add to Technorati Favorites