.

En instantes serás redirigido al nuevo blog:
42

martes, 24 de abril de 2007

Vamos María!

Según Cannabis Culture, una investigación llevada a cabo en la Universidad de Harvard indica que el componente activo de la marihuana (de aquí en adelante "faso" o "chala"), el delta-tetrahidrocannabinol (THC), puede ayudar en la lucha contra el cáncer de pulmón común (reduciéndolo en los casos de estudio hasta en un 50%), así como también evitar que éste se disemine por el organismo.

Estos descubrimientos, sin embargo, son preliminares y los expertos aconsejan que aunque pueda ser tantador, hay que manerjarlo con precaución (lo de siempre, vamos).

Hay un poco de jerga específica, que no soy capaz de traducir exctamente, pero que se entiende sin problemas.

Este estudio también tiende a responder la vieja pregunta de por qué no hubo picos de cáncer de pulmón en la generación de personas que en los 60s se la pasó fumando faso.

En otro artículo de esta publicación, se comenta la solución a uno de los problemas, o de las contras, que siempre han manejado las autoridades: los peligros a la salud derivados de la inhalación del humo.

Bueno, eso bien puede ser cosa del pasado. Dos nuevos estudios, uno de la Universidad de California, y el otro de la Universidad Estatal de Nueva York, muestran fuertes evidencias de que el uso de vaporizadores para el consumo de faso provee una rápida acción y facilita la dosificación, pero sin los peligros respiratorios asociados a fumar.

Lo nuevo no son los vaporizadores, que existen desde hace años, sino que le dedicaron un estudio. Además, es probable que las autoridades le den más bola a una universidad de prestigio que a unos cuantos faloperos/hippies/drogadistosdeporquería... aunque tengan razón.

Los vaporizadores son unos aparatitos que no queman la chala, sino que la calientan hasta el punto justo en que se libera el THC y otros cannabinoides. Esos vapores se juntan en una bolsa (o similar) provista de una boquilla desde donde se inhalan.

Tanto la combustión como el uso del vaporizador producen niveles similares de THC, pero con el uso del segundo, el aumento del monóxido de carbono expirado es prácticamente cero.

Los usuarios del vaporizador tenían 60% menos probabilidades de padecer síntomas de problemas respiratorios tales como tos, pecho cerrado o flema. El efecto del uso del vaporizador fue más pronuciado cuanta más chala se usaba. Eso es bueno!

Si querés saber cómo luce un chirimbolo de esos pasate por la casa de vaporizador. También hay montones de lugares donde te dicen cómo hacer uno casero.

Interpretando las cosas al mejor estilo de la ermita, supongo que fumar (o vaporizar) chala puede prevenir el cáncer...
Así que a los señores científicos que se han tomado la molestia de llevar a cabo las investigaciones les digo:

SABREMOS CUMPLIR!


No hay comentarios.:



Add to Technorati Favorites