.

En instantes serás redirigido al nuevo blog:
42

lunes, 12 de marzo de 2007

Cuando el barco comienza a hundirse...

...las ratas lo abandonan.
O al menos esa es la interpretación que hago de la situación en Irak. Esto se basa en una noticia aparecida en el Guardian Unlimited.
Básicamente, se quiere poner más énfasis en el entrenamiento de los militares locales, con miras a retirar las tropas de EE.UU. de ese hervidero en que se está convirtiendo Irak.
Los tipos se van a ir. Se habla de un plazo de 6 meses a un año. Y qué va a pasar luego?

Qué se obtuvo? Ese es el interrogante que más me ronda por la cabeza.

Se cambió un dicatador sanguinario con un régimen brutal pero ya "estabilizado", por una sangrienta guerra civil que aniquila sin piedad ni cuartel y que no tiene un final a la vista en el corto plazo.
Hay alguna ventaja en ese cambio?

La Sangre que bañaba las manos de un sádico tirano, por la Sangre vertida por cientos y miles que se matan entre sí.
Es ese el cambio que se prometía?

Un pueblo con décadas de Dolor a cuestas, pero ya conocido y "esquivable", por un Dolor continuo y desgarrador que se ve a diario y del que no puede escaparse.
Es esa la paz, luego de la liberación?

La mediana Esperanza en poder hacer tu vida a pesar del régimen, fue cambiada por la mortal Incertidumbre de no saber si la próxima ida al mercado o a la mezquita será la última.
Es esa una de las bondades de la prometida y tan cacareada democracia de Occidente?

Es que los aliados ya obtuvieron su botín? Ya se repartieron, acaso, las riquezas petrolíferas y es hora de volver a casa? Al menos habrán obtenido eso, no? Que alguien me diga que al menos hubo un beneficio para alguien, aunque haya sido económico. De lo contario las dudas serían muchas más.
No me sorprendería que exista una codicia desmedida que haya sido el motivo de esta mamarrachada que llaman guerra. Pero me niego a creer que todo fue causado por la megalomanía sin límites de un solo individuo. Me niego a creer que todos fuimos capaces de permitir eso.

Porque si en realidad fue eso lo que sucedió, entonces como especie estamos condenados. Son simplemente perros rabiosos quienes lo idearon... y menos que ganado quienes miramos hacia el otro lado.

Desde lo alto, en la ermita, es muy fácil abstraerse del mundo, la gente que lo puebla y sus dolores, pero hay cosas que uno no puede dejar de ver. Nosotros los de a pie: somos simplemente ganado? Peones inconscientes que juegan una partida de la que no vislumbran ni la más elemental de las reglas?

No hay comentarios.:



Add to Technorati Favorites