.

En instantes serás redirigido al nuevo blog:
42

miércoles, 11 de julio de 2007

Administración responsable

Aclaración: Esto sólo puede llegar a interesar muy remotamente a los habitantes de Uruguay... ha-bi-tan-tes, no ciudadanos. Los que se fueron, se fueron... y estarán padeciendo a otros políticos.

Una frase de Arnold J. Toynbee siempre me llamó la atención: “El mayor castigo para quienes no se interesan por la política, es que serán gobernados por personas que sí se interesan”. Eso es muy razonable. Y a pesar de ello, no suelo hablar de política. Por un lado, no puedo verla racionalmente por más de tres segundos antes de estallar de indignación y desprecio. Tampoco, al igual que con otra infinidad de temas más interesantes (como la tasa de mortalidad del cangrejo en la isla de Java), soy muy versado en ella. Y por otro lado, mis ideas son bastante radicales al respecto, y no suelen agradar a casi nadie, por lo que me abstengo para evitar choques inútiles que no aportan nada a nadie, salvo rencores y discusiones interminables e improductivas. Siempre está la opción de hablar sobre la mortalidad del cangrejo en la isla de Java.

En definitiva, la política me parece una actividad indecente y sucia, sobre todo viendo la política y los políticos de acá... aunque supongo que es una raza que debe compartir características comunes en gran parte del mundo. Cuando se habla de "políticos honestos" muchas veces largo la carcajada: si fueran honestos, no serían políticos.

La política: el arte de hablar mucho sin decir nada. Los políticos: maestros de la ambigüedad vacua. Soy el único que detesta eso?

Los periodistas deberían exigir Respuestas... no pelotudeces que no significan nada. Hey! Son el quinto poder! O el cuarto... o son de cuarta? Para qué carajo quieren libertad de prensa? Para publicar caricaturas de Mahoma y luego razgarse las vestiduras ante las críticas? Para joderle las soberanas pelotas al pobre padre de las siamesas con preguntas estúpidas como esa de si habían pensado en abortarlas antes que nacieran? Los políticos dependen de ustedes para su supervivencia... y en vez de meterlos en cintura, de exponerlos, de denunciarlos, de exigirles, claudican mansamente. Si, sé que están sujetos por los dichos de mi buen tocayo, el Señor de Quevedo: Poderoso caballero es Don Dinero. Una palabra contra quien no deben y quedan en la calle... y uno tiene que cuidar su culito; yo lo cuidaría, claro está, porque hay que comer, y pagar el alquiler, y vestir a los pibes... pero para qué quiero una prensa así, presa, censurada, apenas tibia? Mirálo a Lanata... media palabra sobre la Barbato, la CND y el BROU, y no duró ni dos programas. Libertad de prensa... la chota de Hara!

Por qué aceptan largas parrafadas para contestar una pregunta concreta? Van a hacer algo? Sí, o no. Si sí, qué. Si no, por qué? Los políticos tienen tan internalizado el no comprometerse, eso de que uno es esclavo de lo que dice, que ya no dicen. Sólo emiten palabras. Tendría que ser ilegal que un Diputado, Senador, Ministro o Director de un Ente Público se escudara detrás de cortinas de humo. Quiero saber la justa! Concreto, loquito. También tendría que haber multas para los medios de prensa que acepten esas basuras de respuesta.

También es cierto que las noticias políticas tienen un nivel altísimo de obsolescencia, y de todos modos los políticos se contradicen a sí mismos continuamente. Así que para qué gastar fuerzas en estar al tanto? De todos modos no soy un activista político. No tengo ni la madera ni el interés para dedicarme al crimen sin castigo. Tampoco soy del tipo que podría llamarse "diplomático". Y tampoco tengo el necesario master en Hipocresía. Y esas dos condiciones son indispensables para navegar por las barrosas aguas políticas. Así que bien, me informe o no, van a levantarme en la chagar cada vez que puedan, y todavía les voy a tener que dar las gracias a los Señores Legisladores, a los Honorables Representantes del Pueblo.

Por otro lado, el camino al infierno está empedrado de buenas intenciones... y cualesquiera buenas intenciones que puedan tener en campaña (léase promesas electorales), cuando no son burdas e insostenibles mentiras, son cosas irrealizables debido a los compromisos contraídos para llegar al gobierno... promesas hipotecadas.

Ellos sólo quieren una cosa: recaudar. Porque aparte de coger a toda la gilada en fila, te cobran por hacerte el upite. Recaudar para que el Estado, ese gran Barril Sin Fondo, ese gran depósito de parásitos inútiles, pueda seguir (mal)funcionando. También creo que eso de recaudar es un grosero eufemismo para robar-descaradamente-a-la-gilada-que-labura.

Así que cuando veo una noticia como esta, no puedo dejar de sorprenderme, sobre todo con el último párrafo, que es el que en definitiva motiva este pequeño artículo. Una noticia mínima, dentro del contexto nacional, pero una buena noticia al fin. Un maestro, Juan. Se las cantó a la gran mayoría de sus "colegas" de una manera muy propia... y sin faltar un ápice a la verdad. Eso no deja de ser preocupante.

Desde que empecé a votar simpaticé con el partido Colorado. Incluso llegué a votar a Jorgito. Sí, lo confieso: lo voté. Todas las veces hasta que salió electo Presidente de la República. No es que esté especialmente orgulloso de ello, pero al menos me hago cargo y es algo que les queda bastante grande a varios. Desde que voté a Jorge, no volví a emitir un voto válido... sí, también lo sé, eso es algo estúpido, si bien es cierto que si todos votáramos nulo (no en blanco, si no nulo), les daría bastante que pensar a los muy guachos. Pero a quién carajo querés que votara? Antes que votar a los impresentables candidatos que a pesar de serlo se presentaron, hubiera preferido comer m...
En todo caso, me prometí que nunca, nunquísima más iba a volver a votar por nadie... salvo que Juan se largara para Presi. Sí, ya sé que Juan es Blanco. Pero a la gestión de Juan, la conozco. No es un santo, claro está, y ha tenido sus buenos y discutibles quilombos (como con el despelote de Dirox) pero al menos Hace... y eso también es algo que le queda bastante más que muy grande a varios.

Y acá viene el problema, porque Juan, a pesar de se un maestro, no deja de ser un político, y la política es sucia. Sucia e indecente...

Al final va a resultar que emulo a Cambronne. Mucha Merde! y la muerte de la guardia y la mar en coche y la puta que lo parió, y terminó aflojando como cualquier hijo de vecino.

Y ahí van los ideales, la férrea determinación y las promesas al pedo... justo como un político cualquiera de los más berretas.

No hay comentarios.:



Add to Technorati Favorites