.

En instantes serás redirigido al nuevo blog:
42

miércoles, 20 de junio de 2007

Mucho calor, mucho volumen, mucha energía

Ese es básicamente el nuevo sistema para generar energía.
Se transforma calor en ondas sonoras, y a su vez esas ondas sonoras se convierten en energía.

Los científicos han sabido por décadas que se puede transformar el calor en sonido utilizando unos dispositivos llamados motores calóricos acústicos (siempre que haya traducido correctamente el término "acoustic heat engines"). Pero a principios de junio un equipo de la Universidad de Utah planeaba mostrar cómo habían tenido éxito al optimizar y miniaturizar los dispositivos, que luego transformarían el calor en electricidad utilizable.

Aparentemente y de acuerdo al artículo aparecido en NS, este avance podría desembocar un aumento en la eficiencia de las plantas generadoras, autos, computadoras así como una nueva generación de celdas solares.

Los motores usualmente utilizan una placa de cobre para conducir el calor hacia un material con una gran superficie, como puede ser la lana de vidrio, la que luego calienta el aire circundante. El movimiento del aire caliente genera una onda de sonido de una frecuencia determinada, y esta onda a su vez, hace vibrar un electrodo piezoeléctrico, que produce la energía.

El artículo luego habla del tema de la eficiencia, que podría llegar a un 40%, cosa que podría rivalizar con el rendimiento de los motores que utilizan petróleo. Aunque en realidad no se ha alcanzado ese nivel, y queda mucho trabajo por hacer.

La novedad radicaría en el tamaño alcanzado, en algunos casos de un par de centímetros, y no más de 20, ya que hace bastante tiempo que en los laboratorios de Los Álamos se maneja este tipo dispositivos.

No hay comentarios.:



Add to Technorati Favorites